Elongación Ósea: ¿Cómo es el Tratamiento para Alargar los Huesos?

El alargamiento óseo consiste en la elongación de uno o más huesos de las extremidades (piernas, brazos o dedos) por medio de una cirugía. La técnica quirúrgica que utiliza nuestro traumatólogo se llama osteotomía y consiste en cortar el hueso para hacer crecer longitudinalmente la parte medular del mismo mientras es controlado por medio de un tutor externo.

Candidatos para la Elongación Ósea

Las personas más beneficiadas de los resultados del estiramiento de huesos son las que tienen acondroplasia ósea (enanismo), estatura baja, braquimetatarsia, o dismetrías en la longitud de las extremidades. 

¿Qué es la Acondroplasia Ósea?

La acondroplasia ósea es un trastorno genético definido como la mutación del gen para el crecimiento de fibroblasto tipo 3 y brazo corto del cromosoma 4 y es el tipo más frecuente de enanismo. Quienes lo padecen, tienen piernas y brazos cortos y un tamaño normal del tronco, entre otras irregularidades fenotípicas. Además, padecen macrocefalia por lo que la circunferencia de la cabeza es más grande que el promedio correspondiente a la edad.

Las estadísticas indican que en Argentina se presenta 1 caso cada 20 mil nacimientos, y esto se da de manera indistinta entre hombres y mujeres. La única diferencia entre ambos sexos es la talla final: los hombres llegan a medir 132 centímetros mientras que las mujeres alcanzan 10 centímetros menos.

La acondroplasia ósea acarrea otros problemas como otitis, mala oclusión dental, retardo en el desarrollo motriz, hidrocefalia y obesidad. Además, a las personas con enanismo se les presentan dificultades en la vida diaria porque les cuesta llegar a las llaves de luz, a las canillas, tomar un ascensor, por citar sólo algunos ejemplos.

¿Qué es la braquimetatarsia?

Se denomina braquimetatarsia o metatarso hipoplásico a la malformación donde uno o más dedos del pie son anormalmente cortos. Puede ser hereditario y se presenta más frecuentemente en las mujeres que en los hombres. En el caso de los dedos de las manos, la condición médica se llama braquimetacarpia.

Si bien la braquimetatarsia aparenta un problema estético también lo es funcional, ya que está asociada a la metatarsalgia y a la aparición de juanetes o hallux valgus. Por estos motivos se recomienda la cirugía.

Operación para Crecer de Estatura

Cabe destacar que no es sólo una cirugía o un simple tratamiento sino que se trata de un proceso lento y progresivo en el que juegan un papel muy importante (además de la experiencia médica) la paciencia y constancia del paciente.

Resulta ideal realizarlo en la infancia o adolescencia (12, 13 años), ya que pasado ese período la recuperación se hace un poco más lenta.

El alargamiento óseo es un tratamiento que les permite a quienes padecen acondroplasia ósea llevar una vida más normal y cómoda.

Alargamiento de piernas
Ilustración de una cirugía de alargamiento de pierna.

El objetivo de la operación es modificar la longitud del hueso que no se ha desarrollado normalmente o que ha sufrido algún tipo de traumatismo. En algunas ocasiones, como los alargamientos por estética, se puede realizar sobre el hueso aparentemente normal. 

Consiste en una cirugía en la que se aplican tutores (conformados por clavos) que se colocan en los huesos largos de brazos y piernas (en los brazos sólo en el segmento que une el hombro con el codo) y se sujetan de elementos externos que el paciente deberá ajustar todos los días para alargar el hueso. Estos fijadores externos «Ilizarov» también pueden utilizarse para corregir deformidades como el genu varo o genu valgo.

El tratamiento puede iniciar en la niñez, pero lo importante es que el paciente esté preparado, no sólo por el tiempo que demoran los huesos en alargarse, sino también porque los tutores son muy visibles y hasta molestos. De esta manera, recomendamos acompañamiento psicológico.

El hueso puede crecer hasta 25 centímetros, pero el proceso es lento, ya que no crece más de un milímetro por día.

Desde que realizo esta técnica he tenido grandes satisfacciones con mis pacientes. Si bien ellos pasaron por muchos estados anímicos, al final del proceso se sintieron contentos de haber tomado la decisión de hacerlo – comenta el Doctor Juan Sánchez Pulgar.

En los siguientes videos podemos observar animaciones de cómo se realiza un alargamiento de piernas y un alargamiento de dedos de los pies debido a una braquimetatarsia o metatarso hipoplásico:

Fases de la Cirugía de Elongación Ósea

1- Diagnóstico:

Por medio de la consulta médica y la evaluación de los estudios correspondientes (TAC para medición de miembros inferiores y otros) se evalúan las alternativas posibles para solucionar el problema. Es indispensable evaluar profundamente el perfil psicológico del paciente y de su entorno familiar ya que jugará un papel muy importante de apoyo en caso de llevarse a cabo el tratamiento. Cuando se realiza el tratamiento con fines principalmente estéticos, es necesaria la indicación y seguimiento psicológico del mismo.

2- Plan quirúrgico:

Una vez decidido a comenzar el tratamiento, se detallan minuciosamente los pasos a seguir: preparación, estudios prequirúrgicos, cantidad de centímetros a elongar, fecha a realizar, plazos del tratamiento, materiales a utilizar, etc.

3- Intervención:

La misma se realiza con el paciente bajo anestesia general o peridural (dependiendo de varios factores y valorado por el equipo de anestesiología de nuestra clínica de traumatología).

Por medio de pequeñas incisiones se introducen tornillos cónicos al hueso en tratamiento. Generalmente se emplean 6, difiriendo de acuerdo al hueso que pretende ser alargado, agrupados de a 3.

Luego se realiza una incisión muy pequeña (de 2 cm aproximadamente) por medio de la cual se realiza la osteotomía percutánea del hueso. En la misma se respeta el periostio ya que se ha comprobado que es el osteogenerador. Finalmente se sutura y se coloca el tutor externo teniendo también en cuenta la tracción que el mismo ejercerá tanto en el hueso como en la piel del paciente. La intervención se realiza tomando todas las medidas de asepsia y antisepsia necesarias.

4- Latencia:

Es el período inmediatamente posterior a la cirugía. Por el lapso de entre 7 a 15 días sólo se controlan las pequeñas heridas de la cirugía para luego comenzar con el alargamiento propiamente dicho.

5- Alargamiento:

Por medio de una llave en L el paciente irá concretando el alargamiento diariamente de según lo acordado con el cirujano ortopedista. Generalmente se realiza ¼ de vuelta 4 veces al día. De este modo se logra una vuelta completa que implicaría 1 mm de elongación diaria. Durante esta fase del proceso se va evaluando la evolución del mismo por medio de radiografías.

6- Corticalización:

Una vez logrado el estiramiento deseado, el paciente debe permanecer con el tutor hasta tanto se logre la calcificación del hueso elongado. Es importante respetar este período, que lleva meses, ya que de no hacerlo correctamente se puede echar a perder el tratamiento y generar graves secuelas. Durante el final de esta fase es posible modificar paulatinamente la función del tutor para comenzar a llevar nuevamente la fuerza hacia el hueso tratado.

7- Extracción del aparato:

Una vez comprobada la correcta corticalización del hueso, se procede a extraer el fijador externo, dejando aún de forma preventiva los tornillos cónicos por aproximadamente 15 días más.

8- Extracción de los tornillos:

Una vez comprobados los resultados esperados se extraen los tornillos cónicos. Cabe destacar que una vez terminado el proceso quedan cicatrices profundas en la zona tratada que pueden ser removidas por medio de cirugía plástica si el paciente así lo desea.

Tratamientos y Cirugías Alternativas

Para el braquimetatarsia, un primer tratamiento es el uso de plantillas personalizadas con el fin de brindar un mayor confort, reducir el dolor y nivelar las cargas del antepié.

Para la cirugía para alargar brazos y piernas, existen técnicas que utilizan clavos intramedulares o endomedulares con un fijador interno. Algunos de los nombres son Albizzia, Bliskunov, Fitbone, Guichet, ISKD o PRECICE.

Rehabilitación y Postquirúrgico 

Es necesario realizar una buena rehabilitación a lo largo de todo el proceso (antes, durante y después). Incluso una vez que se ha decidido a realizar la operación, es ideal comenzar con ejercicios y fisioterapia a fin de elongar la musculatura, los tendones y estar en buenas condiciones para comenzar el tratamiento.

Riesgos y Complicaciones del Alargamiento Óseo

Toda intervención quirúrgica lleva implícitas una serie de posibles complicaciones, comunes y potencialmente serias, que podrían requerir tratamientos complementarios, tanto médicos como quirúrgicos, y un mínimo porcentaje de mortalidad.

Según se detalla en el consentimiento informado brindado por la Asociación Argentina de Ortopedia y Traumatología (AAOT), y que Ud. deberá firmar antes de la cirugía, las complicaciones de las intervenciones quirúrgicas para alargamientos óseos pueden ser:

  • Cicatrices hipertróficas.
  • Enfermedad tromboembólica.
  • Fracturas o deformaciones del callo óseo de elongación.
  • Hematomas en la herida o a nivel subcutáneo.
  • Infecciones de la herida quirúrgica.
  • Infecciones de los focos de osteotomía (osteítis), que pueden extenderse al conjunto del hueso tratado (osteomielitis).
  • Infecciones secundarias en torno al material de osteosíntesis.
  • Intolerancia al material de osteosíntesis (especialmente en fijadores externos).
  • Lesión de los vasos, arteriales y/o venosos, adyacentes.
  • Lesión de los nervios descomprimidos por falta de aporte sanguíneo.
  • Lesión de los troncos nerviosos adyacentes.
  • Lesiones de los músculos, ligamentos y tendones adyacentes.
  • Necrosis focales en el hueso subcondral de la articulación cuya posición se ha corregido.
  • Osificaciones y/o calcificaciones en las zonas de despegamiento muscular.
  • Procesos degenerativos del cartílago articular en las articulaciones adyacentes al hueso tratado.
  • Retardo o ausencia de consolidación en los focos de osteotomía, con o sin rotura del material de osteosíntesis.
  • Rigidez de las articulaciones adyacentes, generalmente de carácter pasajero.
  • Roturas del material de osteosíntesis.
  • Síndromes algodistróficos por trastorno vasomotor.
  • Síndromes compartiméntales.

Testimonios

Compartimos el testimonio de Tomás Pasman quien nació con acondroplasia y se sometió a varias operaciones para alargar sus piernas y brazos. Como resultado de estas intervenciones llegó a crecer 22cm de altura y 10 cm de brazos. Este video forma parte de la Campaña «Impactando en la vida de las personas» de la AAOT. Cabe mencionar que Tomás no fue operado en nuestra clínica.

Consultas Médicas Online

La cirugía de alargamiento de huesos fue desarrollada por el ruso Gabriel Ilizarov y se practica en Córdoba desde 1985. Nuestro médico especialista en Traumatología y Ortopedia, el Dr. Juan Sánchez Pulgar, es uno de los únicos profesionales que realiza este tratamiento en Argentina.

Para mayor información acerca de la elongación ósea para casos de enanismo o baja talla, consultar el precio de la operación, o solicitar un turno no duden en comunicarse con nosotros. Aceptamos diversas prepagas, obras sociales y mutuales.

Si Ud. se encuentra en otras provincias o en el exterior deberá enviarnos placas radiográficas para un primer diagnóstico. Se requieren 10 días de permanencia en Córdoba para poder realizar los dos controles luego del alargamiento óseo.

Responder a ezequiel Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Consultá Sin Cargo!

¡No te quedes con la duda!

Aprovechá las consultas online y comunicate sin cargo con nuestros especialistas médicos.