Estudios muestran la actitud de las mujeres ante la congelación “social” de sus ovocitos

Estudios muestran la actitud de las mujeres ante la congelación “social” de sus ovocitos

Estudios sobre la actitud de las mujeres ante la congelación “social” de sus ovocitos indican que las mujeres trabajadoras anteponen su carrera a la maternidad, mientras que las mujeres más mayores siguen esperando al hombre ideal.

Roma, Italia – Las mujeres de diferentes edades tienen motivos distintos para desear congelar sus ovocitos, según indican dos estudios presentados hoy (lunes) ante la 26ª Conferencia Anual de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología. Un gran número de estudiantes universitarias estarían dispuestas a someterse a la congelación de ovocitos en un intento por combinar el éxito profesional con la maternidad, dice la Dra. Srilatha Gorthi, investigadora del Centro de Medicina Reproductiva de Leeds, Reino Unido, y añade que los resultados de la investigación realizada por su equipo han subrayado la importancia de educar a las jóvenes sobre sus relojes biológicos de manera que puedan tomar decisiones informadas sobre su reproducción futura.

La Dra. Gorthi entrevistó a 98 estudiantes de medicina (grupo A) y a 97 estudiantes de educación y deporte (grupo B) de la Universidad de Leeds. Se les facilitó información sobre la congelación de ovocitos, incluido el hecho de que deberían financiar ellas mismas la congelación de sus ovocitos. El promedio de edad era de 21 años, con edades que iban de los 18 a los 30 años en ambos grupos. El 63,3% de las estudiantes de medicina no tenía una relación en ese momento, frente a un 25,8% del grupo B, lo cual probablemente refleje el nivel de compromiso y de tiempo necesario para cursar sus estudios respectivos.

Mientras que el 85,7% de las mujeres del grupo A afirmaron que estarían dispuestas a aplazar la formación de una familia, sólo un 49,5% del grupo B dijo que lo consideraría. Ocho de cada diez mujeres del grupo A dijeron que se someterían a la extracción y congelación de ovocitos, frente a sólo la mitad (cuatro de cada diez) del grupo B. En el grupo A, un 85,3% estaban dispuestas a someterse a hasta tres ciclos de extracción de ovocitos para conservar un número suficiente de ellos que les ofrezca una posibilidad realista de embarazo. En cambio, la mayoría (79%) de las mujeres del grupo B que conservarían sus ovocitos dijeron estar dispuestas a someterse solamente a un único
ciclo de extracción de ovocitos.

“Las razones profesionales fueron las más citadas para retrasar la creación de una familia en el grupo A, seguidas de la estabilidad financiera y el matrimonio o una relación estable,” dice la Dra. Gorthi. “Sin embargo, en el grupo B la estabilidad financiera fue la primera razón, seguida de una relación estable, y los motivos profesionales, en último lugar. Pensamos que es la primera vez que se han estudiado de ese modo las actitudes de las jóvenes ante la congelación de ovocitos.”

La congelación de ovocitos sigue siendo una tecnología relativamente nueva; la mujer se tiene que someter a un ciclo de tratamiento de FIV, que dura de dos a cuatro semanas y conlleva ciertos riesgos: hiperestimulación ovárica, hemorragia, infección, y posible, aunque reducido, efecto sobre la fertilidad natural futura.

Hasta hace pocos años, en la mayoría de los casos la congelación de ovocitos estaba restringida a las mujeres que se sometían a quimioterapia contra el cáncer, pues las posibilidades de que un óvulo sobreviviera al lento proceso de congelación y descongelación eran de un dos por ciento solamente. Ahora, gracias a técnicas nuevas como la vitrificación, por la cual se deshidratan los ovocitos que luego son objeto de una congelación rápida, los ovocitos congelados son tan aptos como los frescos. Las mujeres parecen tener una posibilidad realista de retrasar la maternidad si desean hacerlo, similar a la de los hombres respecto a la paternidad. El coste medio de la congelación de ovocitos es de unas £3000 por tentativa, y algunas mujeres pueden tener que someterse a un máximo de hasta tres ciclos para criopreservar un número suficiente de ovocitos.

En un momento en que un número creciente de mujeres aplazan la maternidad hasta finales de la treintena o incluso hasta la cuarentena, las clínicas que ofrecen la congelación de ovocitos necesitan información sobre las actitudes y expectativas de las jóvenes, con el fin de adaptar más adecuadamente su asesoramiento. “Ha habido una moda de ofrecer la congelación a las mujeres por motivos sociales, en especial a las que inician su carrera, o las que no han encontrado a su príncipe azul, como una especie de póliza de seguros para más adelante en la vida. La investigación ha
demostrado que los ovocitos jóvenes son genéticamente más competentes que los de más edad, y que las posibilidades de que la congelación funcione también disminuyen con la edad. Aunque las jóvenes de menos de 30 años probablemente sean las que mejores resultados puedan obtener, en realidad quienes solicitan la congelación de ovocitos son predominantemente mujeres a finales de la treintena”, dice la Dra. Gorthi.

“Sigue existiendo desinformación respecto a la edad a la cual las mujeres pueden formar una familia, la probabilidad de éxito del tratamiento, y el número de ovocitos que hay que extraer y congelar para ofrecer una perspectiva realista de éxito futuro. Las mujeres que se plantean someterse a ese procedimiento deben recibir información precisa y un buen asesoramiento sobre las ventajas y limitaciones de la congelación de ovocitos en comparación con otras opciones. Eso les permitirá tomar la decisión adecuada para sus circunstancias,” explica.

“Además, las mujeres jóvenes que opten por formar una familia cuando estén preparadas para hacerlo sin comprometer su carrera, tienen garantizado el apoyo de la sociedad. La experiencia de las clínicas que ofrecen la congelación de ovocitos por motivos sociales ha demostrado que la utilización de ovocitos congelados se considera el último recurso cuando las mujeres no consiguen concebir naturalmente,” dice la Dra. Gorthi.

En un segundo estudio, la Dra. Julie Nekkebroeck, psicóloga del Centro de Medicina Reproductiva UZ Brussel de Bruselas, Bélgica, ha descubierto por su parte que un grupo de mujeres con un alto nivel educativo y seguridad financiera, con un promedio de edad justo por encima de los 38 años, había solicitado congelar sus ovocitos porque todavía no había encontrado a la pareja adecuada con la cual tener hijos. La Dra. Nekkebroeck y sus colegas entrevistaron a las 15 candidatas a la congelación de ovocitos para averiguar los motivos por los cuales deseaban someterse al procedimiento.

“Descubrimos que todas habían tenido pareja anteriormente, y una de ellas tenía una relación en ese momento, pero no habían cumplido su deseo de tener hijos porque pensaban que no habían encontrado al hombre adecuado,” explica. Las mujeres se informaron de la posibilidad de congelar ovocitos a través de internet; antes de eso, un 46,7% se había planteado ser madre soltera recurriendo al esperma de un donante, y un 26,7% de ellas había considerado la adopción o quedarse sin hijos. Los motivos principales para optar por la congelación de ovocitos eran librarse de la presión de
buscar a la pareja adecuada (53,3%) y dar más tiempo a que se consolidara una futura relación antes de sacar a relucir el deseo de tener un hijo (26,7%), mientras que en un 33,3% de los casos se trataba de un seguro contra la infertilidad futura. Las 15 candidatas habían hablado de sus intenciones a sus parientes y amigos cercanos, y ninguna de ellas sintió que su entorno la desanimara. De las 15 mujeres, un 53,3% sentía que el coste financiero era un obstáculo para someterse al tratamiento, y el 26,7% consideraba que la utilización de hormonas era un elemento disuasorio. No
obstante, todas ellas aceptaban la idea de que debían seguir el tratamiento mientras todavía estaban sanas y eran fértiles, y también estaban dispuestas a repetir el tratamiento al menos dos veces.

“La edad media a la que las mujeres pensaban que utilizarían sus ovocitos congelados era de 43,4 años, una edad a la cual la mayor parte de las mujeres tienen una dificultad considerable en lograr una concepción espontánea. Pero, de encontrar una pareja adecuada, la mayoría de ellas preferiría intentar quedarse embarazada espontáneamente, en vez de llevar a cabo una FIV con material fresco o, en última instancia, utilizar sus ovocitos congelados,” dice la Dra. Nekkebroeck.

Si las mujeres no necesitaran sus ovocitos, un 46,7% dijo que los donaría para la investigación científica, un 13,3% los donaría a otra mujer, y un 26,7% de ellas no estaban seguras de lo que querrían hacer con ellos.

“Pretendemos seguir entrevistando a estas mujeres para confirmar nuestros resultados preliminares, y también organizaremos entrevistas de seguimiento tras la extracción y congelación de sus ovocitos, y cuando vuelvan al hospital para recoger y utilizar sus ovocitos vitrificados. Como las mujeres acaban de conseguir acceso a este método eficaz de preservar su fertilidad, creemos que nuestros resultados serán una contribución al debate continuo sobre la congelación de ovocitos por motivos sociales. Esta investigación parece indicar que se puede añadir la congelación social a la lista de medidas preventivas a tomar contra la futura subfertilidad de las mujeres relacionada con la edad, junto con las campañas de sensibilización sobre la fertilidad, a condición de que esas mujeres reciban una educación y asesoramiento adecuados respecto a las tasas de éxito, los costes, el proceso del tratamiento, etc.,” concluye la Dra. Nekkebroeck.

Para información acerca de criopreservación de ovocitos en Argentina no dude en comunicarse con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *