Trombofilia y embarazo

Con el nombre “trombofilia” se denomina a un conjunto de trastornos de la sangre que puede afectar a mujeres y hombres. Generalmente los portadores pueden llevar una vida sana, pero trae complicaciones en determinadas circunstancias, entre ellas el embarazo. Nuestro especialista en Fertilización Asistida, el Dr. Gustavo Gallardo, nos cuenta cómo es este trastorno del sistema de coagulación sanguínea y cómo podemos lograr un embarazo exitoso.

Córdoba, Argentina – Trombofilia es una mayor facilidad de la sangre por hacer trombos (coágulos). Esto significa que la sangre coagula de forma más rápida que lo normal. Esta condición permanente puede ser congénita o adquirida. Que una persona tenga trombofilia no significa que vaya a padecer una enfermedad, se puede llevar una vida sana. De acuerdo con el Dr. Gallardo, “en la vida cotidiana esta condición puede ser hasta una ventaja en ciertas circunstancias porque la sangre coagula antes, pero en otros casos se pueden generar coágulos en determinados lugares del cuerpo que signifiquen una complicación, y es frecuente que complique seriamente a los embarazos”.

¿Quiénes pueden tener trombofilia?

Esta condición en la sangre puede afectar a cualquier persona y puede ser de origen genético o adquirido. Los síntomas de la trombofilia dependen de la gravedad del caso. Por ejemplo, en los casos moderados pueden no presentarse síntomas a lo largo de la vida cotidiana y detectarse el problema, por ejemplo, en una mujer cuando se embaraza.

Sobre una base genética predisponente, hay diversas situaciones que pueden servir de “gatillo” para que se haga manifiesto este trastorno. Algunas condiciones que predisponen a la trombosis son: inmovilidad durante un tiempo prolongado, cirugía, obesidad, cáncer diseminado, insuficiencia hepática, tabaquismo, anticonceptivos orales y embarazo.

¿Todas las mujeres pueden desarrollar trombofilia por la toma de anticonceptivos?

El Dr. Gallardo explica que los anticonceptivos pueden desencadenar una trombofilia si la mujer los consume en forma crónica y tiene una genética predisponente. Lo mismo puede ocurrir con el cigarrillo. Los fumadores crónicos que tienen una predisposición genética pueden generar una trombosis.

¿Cómo puedo saber si los anticonceptivos me van a desencadenar una trombofilia?

La predisposición a desarrollar una trombosis se puede conocer mediante estudios de perfil trombofilia. “Lo óptimo, aunque poco aplicable, es que antes de empezar a tomar anticonceptivos la paciente, se hagan estudios de laboratorio para ver si tiene alguna predisposición. Pero, el porcentaje de la población que lo tiene es demasiado pequeño y es por esto que no se justifica que a todas las mujeres se les solicite el estudio antes de empezar a tomar las pastillas porque sería un gasto enorme en salud. Sería más criterioso que todas las embarazadas se hagan estos estudios”, aclara el Dr. Gallardo.

Quiero tener un bebé, ¿cuándo debo preocuparme por la trombofilia?

trombofilia y embarazo

El problema de la trombofilia es que como es un defecto sin síntomas en la vida diaria, muchas mujeres se enteran que lo tienen cuando buscan un embarazo y tienen varias pérdidas, lo que se llama aborto repetición o aborto recurrente, explica nuestro especialista.

Por eso, el Dr. Gallardo sostiene que “en una mujer lo recomendable es que se realice los estudios cuando está buscando el embarazo, porque son bastantes los casos en los que se puede evitar un aborto”.

Las causas que pueden generar un aborto son muchas. Cuando una mujer se embaraza pero lo pierde hay que estudiar componentes genéticos, infecciosos, malformaciones uterinas, problemas hormonales, entre otros, y aquí tiene lugar el estudio de trombofilia, aclara el Dr. Gallardo.

¿La trombofilia afecta la fertilidad?

Esta condición no afecta la fertilidad, sino el hecho de que el embarazo pueda llegar a término. La mujer que tiene trombofilia puede no tener problemas para embarazarse, pero lo pierde en la octava o novena semana. Si bien es menos frecuente, las pérdidas también pueden tener lugar a partir de la semana 20, en esos casos la trombofilia genera una muerte repentina inesperada del embarazo.

¿Por qué se produce el aborto?

Después de cuatro o siete días de la fecundación, el embrión se implanta en el endometrio (cavidad en el útero). Allí se formará la placenta que es la que nutre y protege al embrión durante la gestación. La implantación o adherencia al útero permite que el feto reciba oxígeno y nutrientes a través de la sangre de la madre para su desarrollo y crecimiento.

“Cuando el embrión se adhiere al endometrio vive durante un tiempo por los líquidos que hay en el útero, los cuales le proveen todos los elementos que necesita, como glucosa, proteínas, etc. Pero desde esa situación al bebé que todos conocemos con placenta llena de arterias y venas, hay muchos pasos intermedios. En uno de esos pasos se crean los primeros vasos llamados capilares porque son muy finos, como un cabello. Cuando comienza la sangre a moverse muy lentamente por estos pequeñísimos vasos, ésta se coagula con mucha facilidad, lo que inutiliza a ese capilar. El proceso se repite en cada nueva pequeña arteria y la placenta no alcanza a alimentar al bebé porque los vasos se van cerrando”, explica nuestro especialista

¿Cómo puedo cuidar mi embarazo si tengo trombofilia?

La trombofilia es una condición que no se cura pero sí se trata. Durante el embarazo se prescriben anticoagulantes, como la aspirineta o la heparina, que evitan que se generen coágulos y permiten que la sangre circule, de esa forma el embarazo llega a término. “Con la heparina se logra normalizar la situación en la cual la sangre ya no coagula tan rápido, ni con tanta facilidad, evitando el problema”, agrega el Dr. Gallardo.

De acuerdo con nuestro especialista, no está indicado el reposo. La futura mamá tiene que tomar el medicamento, la heparina, y realizar controles periódicos para asegurar que esté recibiendo la dosis adecuada, ya que sus niveles pueden cambiar durante el proceso de gestación.

Después del embarazo la paciente es derivada a un hematólogo para que evalúe cómo continúa con la medicación. “Muchas pacientes terminan el embarazo y siguen una vida normal, pero ya que se le ha detectado la trombofilia alguien especializado en eso tendría que decir si la paciente necesita o no seguir con tratamiento”, aclara Gallardo.

¿Cómo será el parto?

Una mujer embarazada que está bajo tratamiento por trombofilia puede tener un parto natural, pero se da una indicación relativa de cesárea. “Como la mujer está con anticoagulación (el tratamiento con heparina) es probable que sangre con mucha facilidad durante el parto, entonces es conveniente y más prudente ir a cesárea porque es más fácil controlar el sangrado”, explica el Doctor.

El valor de una nueva vida

“La trombofilia es una causa de aborto entre muchas otras, no es la más frecuente pero muchas veces que investigamos la causa de aborto a repetición, damos con este diagnóstico”, explica el Dr. Gallardo.

“El embarazo es tan valioso que uno no debería medirse en lo económico. Las posibilidades de que una mujer aborte por trombofilia son muy bajas pero es algo que si se diagnostica a tiempo, puede tratarse con una inyección diaria durante el embarazo, el bebé debería nacer sin problemas, entonces es algo que tiene un justificativo importante”, sostiene nuestro especialista.

Consultas

Si tenés dudas sobre el embarazo podes comunicarte con nuestro especialista en Medicina Reproductiva, el Dr. Gustavo Gallardo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *