Cirugía Mínimamente Invasiva – Tiroides

¿Qué hacer cuando el dicen que tiene tiroides?

“Se me cae mucho el pelo y la piel se me reseca. Siempre siento frío y para colmo, no puedo bajar de peso a pesar de hacer dieta”.

“A veces siento que el corazón se me va a salir por la boca; otras, no puedo dormir, estoy irritable y nerviosa…”

“Ayer descubrí que tenía una pelotita en el cuello pero no me duele…”

Si le resultan familiares estos síntomas o si ha percibido alguno de ellos, probablemente algo no esté funcionando bien en la glándula tiroides.

¿Qué es la tiroides y para qué sirve?

Es una glándula pequeña que tiene la forma de una mariposa y se ubica en el cuello por debajo de la nuez de Adán, donde rodea a la tráquea. Produce muchas hormonas, de las cuales las más importantes son la T3 (triiodotiroxina) y T4 (tetraiodotiroxina), únicos compuestos del organismo que contienen yodo. Las hormonas tiroideas ayudan a regular el crecimiento y desarrollo del cuerpo, la temperatura corporal y el metabolismo – velocidad de la comida para convertirse en energía.

¿Por qué se enferma la tiroides?

La mayoría de las veces existe una predisposición genética. Esto significa que algún pariente directo tiene o ha tenido problemas similares que pueden pasar desapercibidos. En algunos casos, la detección de nódulos en pacientes jóvenes nos lleva a diagnosticar problemas similares en sus padres.

Con respecto a los problemas que puede producir, como el resto de las glándulas del cuerpo, la tiroides puede funcionar ‘de menos’, lo que se conoce como hipotiroidismo, o ‘de más’, hipertiroidismo.

El hipotiroidismo es la afección más frecuente de la tiroides y aparece cuando ésta no produce suficiente hormona tiroidea. En general, los síntomas pueden ser muy sutiles, pero se producen cambios en la persona tales como aumento de peso repentino; cansancio o fatiga; depresión; piel reseca; puede haber caída del cabello, sensibilidad al frío, estreñimiento o hinchazón en manos y pies. También en muchos casos aparecen irregularidades menstruales y falta de ovulación.

En el hipertiroidismo la tiroides produce demasiada hormona tiroidea, lo cual provoca una aceleración del metabolismo y hace que se quemen las calorías más rápido de lo normal. Son varias las consecuencias de estos cambios, desde la pérdida de peso o comer demasiado sin engordar, pasando por el insomnio, la ansiedad, irritabilidad, nerviosismo, hasta sentir palpitaciones por un aumento del pulso cardíaco y de la presión arterial, transpirar fácilmente, temblor en las manos, o percibir cansancio, diarrea y alteraciones en los períodos menstruales.

Estos problemas se pueden dar sobre una glándula uniforme aumentada de tamaño –el “bocio tiroideo”– o bien, que presenta uno o varios “nódulos”. La presencia de un nódulo tiroideo nos obliga a estudiar su etiología, ya que realizando un diagnóstico temprano, es posible curar al paciente, aún ante la presencia de un tumor maligno.

¿Cómo sé si tengo “tiroides”?

Todos los seres humanos tienen la glándula tiroidea. Las enfermedades de la tiroides, la mayoría de las veces no se manifiestan de manera muy evidente. Luego de la consulta con un médico clínico o endocrinólogo, los problemas se estudian con análisis hormonales que muestran el estado funcional de la glándula y una ecografía tiroidea que detecta la presencia de nódulos y sus características.

¿Tiene solución?

La gran mayoría de los problemas de la tiroides pueden ser solucionados. Una vez identificado el estado funcional de la glándula, el tratamiento es muy simple, se trata de compensar el déficit o el exceso funcional con medicación. Si existieran nódulos, el desafío es identificar exactamente qué tipo de células lo forman, ya que la conducta a seguir, sea con o sin operación, va a depender de eso. Sin embargo, aún aquellos nódulos con células malignas pueden ser curados si son tratados a tiempo. El secreto radica en una cirugía adecuada a cada caso, que sólo puede ser realizada por especialistas en cirugía de glándulas endocrinas.

Por cualquier duda con respecto a cirugía mini invasiva, no dude en consultar a nuestro especialista, Doctor Norman Jalil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *