Varices, también un problema de hombres

La várice es una enfermedad en las venas que se produce, básicamente, por herencia genética. Hombres y mujeres tienen la misma posibilidad de tener várices, pero “ellos” sólo van al médico cuando el cuadro está avanzado.

Córdoba, Argentina – “Arañitas” y várices son dos palabras que los hombres deberían incorporar en su diccionario, y si producen dolor, agregar en la agenda un turno con el médico. Sí, porque estos problemas que son asociados exclusivamente a “ellas” afectan por igual a “ellos” y las complicaciones van más allá de lo estético.

Las várices, en su mayoría, se producen por herencia genética y pueden comenzar a aparecer a partir de los 16 años.

Los hombres pueden tener la misma cantidad de várices que las mujeres, pero hay una gran diferencia: ‘ellas’ consultan mucho más que ‘ellos’, que acuden al médico solamente cuando la afección produce mucho dolor, está muy grande y más firme”.

Además del factor hereditario para generar várices, hay otras cuestiones que inciden en su formación y crecimiento: el sedentarismo y la obesidad.

La várice es una vena que se enferma y eso produce que se dilate, afectando la circulación venosa de la sangre y produciendo en el área sensible dolor, hinchazón, pesadez y cansancio.

Piernas de un hombre sin varices ni arañitas
Las complicaciones que pueden generar las várices cuando su estado de crecimiento es avanzado son “severas”: “Se pueden generar trombosis venosas, que son coágulos que se forman en la vena y que provocan la hinchazón y el dolor. También se puede producir úlceras, la piel de la pierna se lastima sola y se infecta, lo que puede generar mal olor y disminuir la calidad de vida del paciente”.

Del cien por ciento de las consultas que llegan al médico por várices, el 90 por ciento son de mujeres y el 10 restante son de hombres.

“Ocurre que es una afección que está muy asociada con las mujeres, entonces por ahí ‘ellos’ no se animan a acercarse al consultorio por este tema y cuando acuden el problema ya está avanzado, por eso es muy importante dejar todos estos prejuicios de lado y recurrir al médico para tratar el tema con tiempo y evitar complicaciones”, aseguró el flebólogo.

Según el especialista, las “arañitas” también afectan a los hombres, pero en la mayoría de los casos no se ven porque están tapadas por vellos.

Para información acerca de tratamientos con láser para eliminar várices y arañitas o solicitar un turno con el área de flebología, no duden en comunicarse con Sublimis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *