El secreto para una piel joven por más tiempo

No podemos detener el reloj biológico para no envejecer, pero lo que sí podemos hacer es llevar una vida sana con los cuidados necesarios para gozar de una piel joven por más tiempo. Nuestra especialista en Medicina Antienvejecimiento y Medicina Preventiva, la Dra. Nancy Magrini, nos enseña cuáles son los factores que afectan a nuestra piel y cómo evitarlos.

Córdoba, Argentina – Nuestro cuerpo está en constante cambio y es en la piel donde son más visibles los signos de envejecimiento. Estos cambios están relacionados con factores internos que corresponden a la edad y constitución genética del paciente, y factores externos que tienen que ver con los hábitos y cuidados de la persona.pareja-joven-380x275

¿Qué estoy haciendo por mi piel?

La piel es el órgano más grande y visible del cuerpo que, entre sus principales funciones, nos protege de factores externos como bacterias, sustancias químicas y temperatura. La piel es muy importante para nuestra salud y bienestar general, su estado puede impactar sobre nuestra autoestima.

Tener una piel sana depende en parte de nuestra voluntad para cuidarla. “Una buena alimentación, horarios de sueño, ejercicio físico, hidratación, protegerse del sol, un entorno manejable por la persona, es decir que disminuya su nivel de estrés, son los factores externos que el paciente puede controlar”, aclara la Dra. Nancy.

Nuestra especialista en Medicina Preventiva aconseja empezar a los 25 años con los cuidados específicos para la piel como hidratación y protección solar.

¿Qué pasa dentro de mi cuerpo?

Como se mencionó antes existen factores internos que cambian el estado de nuestra piel. De acuerdo con nuestra especialista estos se corresponden con la edad cronológica y biológica de la persona. Esta última se refiere a los factores moleculares y bioquímicos que afectan a todos los órganos.

Para que las células de nuestro cuerpo funcionen necesitan oxígeno. Al respirar se pone en marcha un proceso de oxidación en el cual un átomo pierde un electrón. Ese átomo que quedó con un número impar de electrones o que tiene un electrón libre se llama radical libre. Los radicales libres están presentes en las células y se producen como consecuencia del metabolismo celular. Estos componentes son los encargados de la oxidación de las células y cuando se encuentran en exceso pueden ser dañinos para las mismas.

Pero nuestro cuerpo es sabio y tiene los mecanismos para neutralizar los radicales libres a través de defensas antioxidantes. Los antioxidantes son moléculas que previenen o retardan la oxidación de otras moléculas.

El problema está cuando tenemos un desequilibrio en nuestras células por un exceso de radicales libres o una disminución de antioxidantes. Este desequilibrio se lo conoce como estrés oxidativo.

“El estrés oxidativo es una reacción bioquímica que se produce cuando el sistema oxidante está sobre exigido por factores como el cigarrillo, la obesidad, el sol, una patología del sistema antioxidante, etc. Este tipo de estrés acelera el proceso de envejecimiento de las células” aclara la Dra. Nancy.

Podemos saber si tenemos un desequilibrio entre radicales libres y antioxidantes mediante un Chequeo Biológico Preventivo.

¿Qué puede generar un exceso de radicales libres?

Los radicales libres se producen naturalmente en nuestro cuerpo, pero hay factores que pueden aumentar su número convirtiéndolos en una amenaza para nuestra salud. Estos factores son:

  • Humo de cigarrillo
  • Contaminación del aire
  • Radiación
  • Luz UV
  • Consumo excesivo de alcohol y/o drogas.

Además, los malos hábitos alimentarios, el sedentarismo, el estrés psicológico, la depresión y la ansiedad son factores que afectan al sistema antioxidante.

Plan de belleza para una piel sana

Para mantener nuestra piel sana y joven tenemos que prestarle atención y cuidarla. Cada uno puede armar un plan de belleza adecuado a sus necesidades.

Los tratamientos de belleza pueden ser externos o internos. “Primero escucho al paciente, si dice que quiere verse bien, empezamos por afuera; si dice que quiere sentirse bien, empezamos por adentro. Lo ideal es hacer las dos tipos de tratamientos de manera simultánea Es el paciente quien establece las prioridades del tratamiento, yo le sugiero por dónde ir”, explica la Dra. Nancy.

Un ejemplo de tratamiento externo es la bioestimulación con Plasma Rico en Plaquetas que puede combinarse con Sueroterapia que aporta los nutrientes y componentes necesarios para que el plasma actúe mejor y sus efectos sean más prolongados.

Si querés armar tu plan de belleza y conocer cuáles son los distintos tipos de tratamientos disponibles, seguí leyendo la nota “Plan de belleza para estar sanos y jóvenes”.

Consultas

Para mayor información y solicitar turnos no duden en comunicarse con nuestra especialista en Medicina Preventiva y Medicina Antienvejecimiento, la Dra. Nancy Magrini.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *