Los mitos de la cirugía estética y su creciente demanda

CCirugía Estéticaada vez son más las personas que recurren al quirófano para quitarse años o mejorar algún defecto que les molesta. Crecen también los mitos sobre este tipo de cirugías. El Dr. Roberto Martínez, especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva, explica qué se puede hacer, qué no y cuáles son los resultados alcanzables.

[Autora: Mariana Marzioli]

Actualmente las ambiciones de prolongar la juventud van en aumento y con ellas se produjo el boom de las cirugías estéticas y de los procedimientos no invasivos para corregir, reducir o aumentar partes del cuerpo. Este hecho ya es una tendencia mundial.

Nuestro País no es ajeno a esta realidad. Un reciente informe de la Sociedad Internacional de Cirugía Estética Plástica (Isaps, por sus siglas en inglés) ubicó a la Argentina en el 13er. lugar en el ranking de los 25 países donde se realizan más procedimientos de este tipo en el mundo. Además, en los últimos años es creciente la participación masculina en los procedimientos estéticos.

Asimismo crecen los mitos en torno de las cirugías estéticas:

1. LO ÚLTIMO PARA REJUVENECER EL ROSTRO ES EL LIFTING SIN CIRUGÍA

No es así. Cuando los tejidos faciales sufren el deterioro del paso del tiempo y por acción de múltiples factores externos, como sol, tabaco, cambios de peso, etc. tienden a caer, la indicación sería un lifting facial. Es una cirugía que reposicionará los tejidos y devolverá los rasgos joviales. Por otro lado están las arrugas, que por lo general se tratan con procedimientos no quirúrgicos como botox, ácido hialurónico o algún tipo de peeling. Lo que se ofrece como “lifting sin cirugía, son procedimientos con aparatos o productos químicos que no suplen ni tienen las mismas indicaciones que la cirugía, sino que la complementan y pueden optimizar los resultados.

2. SI LLEVO UNA FOTO AL CIRUJANO ME HACE ESAS LOLAS O ESA NARIZ

Cada paciente es único y se deben evaluar las características de los tejidos y las proporciones, individualizando el plan quirúrgico.

3. LA CALVICIE NO TIENE SOLUCIÓN

Sí la tiene: En los últimos años, un tratamiento que ha mostrado muy buenos resultados es el microtrasplante capilar. Es una cirugía que permite trasladar el bulbo piloso de regiones donde nunca se cae el pelo, por ejemplo la nuca, y colocarlo uno por uno en las regiones afectadas por la calvicie. El pelo volverá a crecer y no se caerá nunca porque los bulbos pilosos trasplantados no están afectados por la genética ni por la actividad hormonal que provoca la caída. Esto ha “revolucionado” el tratamiento de la calvicie, con resultados excelentes y naturales.

4. LAS CIRUGÍAS SON MUY RIESGOSAS

Cualquier tipo de cirugía implica un riesgo potencial. Sin embargo las ventajas de este tipo de procedimientos son: en general se trata de pacientes sanos, sin antecedentes de patologías de base; son cirugías programadas; requieren de exámenes prequirúrgicos normales; son realizadas en un ambiente de quirófano adecuado y por profesionales certificados. Los riesgos graves se reducen al mínimo.

5. TENGO CELULITIS. ME HAGO UNA LIPOASPIRACIÓN

No. La lipoaspiración no es un método para tratar la celulitis. Con este procedimiento se reducen y modelan las zonas de grasa localizada.

6. LA LIPOASPIRACIÓN O LIPOESCULTURA ES LA MANERA MÁS FÁCIL DE ADELGAZAR

La lipoaspiración no es un método para bajar de peso. Si bien se baja lo que se extrae de grasa, la indicación es para pacientes que están medianamente en su peso o con un ligero sobrepeso y que necesitan modelar zonas con grasa localizada. En casos de sobrepesos importantes se deberá realizar un tratamiento nutricional de descenso para lograr con la cirugía un buen resultado posterior, minimizando las complicaciones. En los casos en que se observa exceso de tejido graso asociado a flaccidez, se pueden combinar dos técnicas quirúrgicas: lipoaspiración con dermolipectomía. Esto es más común en la zona abdominal y en casos de descensos masivos de peso, como se ve en los postoperatorios de cirugías bariátricas.

7. LOS IMPLANTES MAMARIOS IMPIDEN DAR DE MAMAR

Durante el embarazo las mamas aumentarán de tamaño y pasarán por todos los cambios fisiológicos que habitualmente ocurren durante la gestación y la lactancia. Una vez nacido el bebé, los implantes mamarios no interfieren con la lactancia. La función de la glándula mamaria no se altera con la colocación de una prótesis.

8. LOS IMPLANTES MAMARIOS ENTORPECEN LAS MAMOGRAFÍAS Y AUMENTAN EL RIESGO DE CÁNCER DE MAMA

En el mundo existen millones de mujeres que se sometieron a mamoplastías de aumento, desde los años 70. Esto ha llevado a que los especialistas en Diagnóstico por Imágenes se adapten  a esta situación y sobre todo, han mejorado sustancialmente los equipos y métodos de diagnóstico en los últimos tiempos, con lo cual, no se ha alterado el diagnóstico de tumores mamarios. Por otra parte, no existe evidencia científica de que los implantes mamarios aumenten el riesgo de cáncer de mama.

9. LOS IMPLANTES MAMARIOS SON LA MEJOR SOLUCIÓN PARA LAS MAMAS CAÍDAS

No. Son la mejor solución para aumentar el volumen de las mamas, pero no para las mamas caídas. Las prótesis no levantan ni sostienen, solo dan volumen. En casos en que se combine un pequeño volumen con flaccidez, se deberá realizar una técnica de mastopexia para dar mejor posición y combinar con implantes para dar mejor volumen.

10. LA CIRUGÍA ESTÉTICA NO ES COSA DE HOMBRES

En absoluto. Cada vez aumenta más el número de hombres que recurren a estas intervenciones. Las prácticas más solicitadas son trasplante capilar; liposucción (abdomen, cintura y doble mentón o papada); ginecomastia (reducción del volumen de las mamas); rinoplastia (cirugía de nariz) y operación de párpados.

11. NO SE PUEDEN REALIZAR CIRUGÍAS PLASTICAS EN MENORES DE 18 AÑOS

La Cirugía Plástica es una especialidad médica y por lo tanto existen criterios médicos científicos para indicar una cirugía. La especialidad en su totalidad persigue un objetivo estético y funcional con los consiguientes beneficios psicológicos y de relación social de los pacientes que deciden someterse a este tipo de procedimientos, ya sea por un problema congénito, una alteración de los cánones de belleza de alguna parte de su cuerpo, por un tumor, trauma, etc.

El especialista certificado es quien debe hacer un diagnóstico preciso y evaluar las posibilidades de tratamiento teniendo en cuenta el estado de salud clínica y de desarrollo psicosomático, en un marco de expectativas realistas y éticas. La EDAD es uno de los factores a tener en cuenta, pero no el único, al momento de indicar un procedimiento quirúrgico determinado. Así pues, estaría indicada una cirugía estética de orejas (otoplastia) a partir de los 7 u 8 años de edad, en niños que sufren el acoso traumático de las burlas de sus congéneres, con el potencial trastorno psicológico que esto implica. De la misma manera puede realizarse una rinoplastia en pacientes con problemas estéticos  y /o funcionales de nariz a partir de los 15 o 16 años, con probados beneficios y sin consecuencias para el desarrollo físico y la salud de estas personas.

Ahora bien, no estoy de acuerdo en indicar una cirugía de aumento mamario (prótesis) en adolescentes menores de 18 años, como es el caso de padres que  “obsequian”a sus hijas este tipo de cirugías como regalo de 15 años, ya que a esa edad no han alcanzado el adecuado desarrollo físico y psíquico para realizar este tipo de procedimiento puntual, aunque su salud no se vea afectada. A mi criterio, esto más bien pasa por un tema de ETICA PROFESIONAL y como en todos los órdenes de nuestra sociedad existen inescrupulosos que no respetan los criterios del buen ejercicio de la medicina.

Consultas. Para mayor información sobre el tema, no duden en comunicarse con el Dr. Roberto Martínez Rinaldi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *